miércoles, 8 de abril de 2015

Raury y el valor añadido

Dicen que la música pasa por un gran bache, se compran menos discos, se piratea más música...¿pero
es este el fin de la distribución musical?

Raury y su album Indigo Child por María Callizo Monge
Videojuegos, música gratuita, y una potente acción en social media, son las claves para que Raury despegara con sus más de 40.000 seguidores,  rompiendo con las reglas establecidas de la distribución tradicional.


Raury, cantante y compositor de Atlanta, en su proyecto Indigo Child (Agosto 2014) propone una nueva forma de distribución de su disco, el cual puedes encontrar en su web http://www.indigochildproject.com/ y descargar de manera gratuita, consiguiendo 150 puntos en el videojuego creado exclusivamente para su web.

Pero esta no es la primera vez que alguien propone un modelo diferente de distribución musical, a finales de 2007, Radiohead introducía un nuevo estilo de venta, y a la vez una nueva estrategia de marketing, "Pay What You Want" , en su web podías descargar el CD de Radiohead por la cantidad que estuvieras dispuesto a pagar, incluso si era 0.

Y esto, en su momento, abrió grandes cuestiones en el mundo de la distribución musical, y con ello críticas (va a perder dinero la industria, la gente se aprovechará de esta opción y no valorará el CD, estamos perdiendo prestigio...), pero también alguna que otra alabanza, puesto que los fans, realmente pagaban su importe real (de 12 $ a 20 $) se vendieron más entradas para conciertos, por tanto, en vez de desprestigiar a la banda, incluso se fomentó la experiencia en vivo.

Pero no podemos omitir que Internet es una herramienta útil, y de la que disponemos con facilidad, vivimos en una época en la que los niños nacen con un dominio propio, y poco a poco se va implementando su uso y educación en las escuelas. Utilizando las redes sociales para mostrarnos quién es este Indigo Child, nos acerca tanto a su persona, como a su música, y a su marca. Y lo que me parece más importante, ha conseguido conectar con su público objetivo (adolescentes, jóvenes...) gracias a esta cercanía y creatividad.

Raury y su album Indigo Child por María Callizo Monge

Por tanto, quiero quitarme el sombrero ante la agencia que gestionó la campaña de publicidad de Indigo Child, porque la idea de que tu recompensa tras jugar a un videojuego (bastante sencillito, y entretenido gracias a la banda sonora) sea el CD, me parece increíblemente buena. A parte de fidelizarnos con el CD, nos da ganas de volver a la web, y seguir jugando.

Jugar + Recompensa = Engagement asegurado

Así mismo, no deja de lado plataformas de streaming (como Spotify), pero en este caso nos deja 6 de sus canciones, en cambio en la web podemos descargar su CD de 13 canciones de manera gratuita.

¿Qué os parece su estrategia?  ¿Qué opináis de que los discos se regalen o se cobren por puntuación en videojuegos? ¿Añadiríais algún ejemplo de distribución musical creativa?

Espero vuestras respuestas, os animo a seguir los pasos de Raury, y ¡darle una vuelta de tuerca a lo establecido!

No hay comentarios:

Publicar un comentario